¿Quién soy?

Estudié periodismo en Sevilla y años después me especialicé en medicinas y técnicas naturales. Soy Directora del portal de salud integral Buenasterapias. Con el doctorado en Literatura y Comunicación me enamoré más de las letras mexicanas y tuve la suerte de conocer a Manuel Ángel Vázquez Medel. Siendo becaria-colaboradora en su Grupo de Investigación en Teoría y Tecnología de la Comunicación aprendí mucho de su trato cercano y amable con los estudiantes y de su compromiso permanente para que este mundo sea un poquito mejor.

Entre curso y curso hice voluntariado en una comunidad gitana del barrio de San Diego. Supe que la integración requiere madurez, ganas, creatividad y respeto mutuos.

Tras la carrera, me ocupé de contar con recursos para enseñar de forma adecuada y me extrañó que en esa formación oficial no se incluyeran métodos para desaprender (Formador de Formadores, Calidad de la Formación, Monitor Sociocultural).

Al acabar la carrera me fui a México unos años. Y aquí aparece mi abuela, con el gen dominante. Se le ocurrió la gran idea de fundar la Academia Mercantil Sevillana en el 36 y les propuso a las mujeres que estudiaran… ¡Qué revolución en aquellos tiempos en una ciudad como Sevilla! Gracias a ella media familia tiene una gran vocación docente y muchas herramientas para dedicarse a ello, yo incluida. Volvemos a México: impartí varias materias en la Universidad José Vasconcelos y en la Mesoamericana (Clases de Redacción I, Teoría del Periodismo I -II, Taller de Expresión Escrita, Taller de Periodismo). Mis alumnos me enseñaron a ser más flexible y negociadora y a tener más capacidad para adaptarme “a lo que es”.

En el INEGI me di cuenta que redactar con protocolo me restaba alegría. Tuve el apoyo incondicional de mi jefa, Hilda. Me enseñó a lidiar con los contrastes y polaridades de este país al que sigo queriendo como el primer día.

Estuve un tiempo echando una mano en un diario político semanal donde las amenazas estaban a la orden del día. Es lo que tiene darle voz a las comunidades y grupos humanos silenciados por el gobernador y sus afines. Un día de mierda secuestraron a nuestro jefe, al que torturaron asfixiándolo con bolsas de plástico, una y otra vez, mientras le relatan cómo iban a matar a su hijo y a su esposa.  La realidad supera a la ficción. Él volvió y nos fuimos a comer tacos y a beber tequila añejo.

He dado clases de inglés en empresas y fui tutora de Teleformación en plataforma WEBCT.

De regreso a mi tierra me hice Maestra de Reiki y estudié reflexología podal. Tal es la perfección del cuerpo ¡que tiene mapas donde se explica a sí mismo!: mapa en rostro, manos y pies… ¡Qué milagro! Y Olga Jimeno me enseñó FlamencoYoga y me mostró la belleza de bailar las emociones para trascenderlas.

En mi segundo viaje a México, supe que había estado -inconscientemente-coqueteando con la muerte. Volví a terapia, estudié tanatología y me dispuse a acompañar a personas en su proceso de morir. Hasta ahora es que lo comparto, porque esas experiencias eran tan íntimas que no encontraba la ruta para hacerlas visibles a los demás.  Y en la CEDAW (Convention for the Elimination of Discrimination against Women), junto con mis compañeros, organizamos y ordenamos la cantidad ingente de información que habría de conformar su espacio en internet.

De mis últimas formaciones destaco el curso de Locución Terapéutica y de actualización en Marketing digital. Me gustan las redes sociales si están bien planificadas y cuentan con dirección y propósito.

Aprendí mucho trabajando como asistente personal en Centro Quiropráctico Arte. Agradezco a Felipe Duarte su paciencia, entrega y poder de sanación.

Y a seguir viviendo… desde mi nombre de poder: la Mujer Puente.

Me alegra el corazón ser Maestra de Reiki Usui y me llena el alma ser facilitadora de dos talleres: “Buena Vida, buena muerte: el sentido de la Eternidad” y “Reiki Usui y Alimentación Inteligente”.